¿SCORM sigue vigente? ¿Cuál es el futuro de los estándares en e-learning?

legosSCORM (del inglés Sharable Content Object Reference Model) es un conjunto de estándares y especificaciones que permite crear objetos de aprendizaje estructurados. Los sistemas de gestión de contenidos en web originales usaban formatos propietarios para los contenidos que distribuían. Como resultado, no era posible el intercambio de tales contenidos. Con SCORM se hace posible crear contenidos que puedan importarse dentro de sistemas de gestión de aprendizaje diferentes, siempre que estos soporten la norma SCORM.

Los principales requerimientos que el modelo SCORM trata de satisfacer son:

  • Accesibilidad: capacidad de acceder a los componentes de enseñanza desde un sitio distante a través de las tecnologías web, así como distribuirlos a otros sitios.
  • Adaptabilidad: capacidad de personalizar la formación en función de las necesidades de las personas y organizaciones.
  • Durabilidad: capacidad de resistir a la evolución de la tecnología sin necesitar una reconcepción, una reconfiguración o una reescritura del código.
  • Interoperabilidad: capacidad de utilizarse en otro emplazamiento y con otro conjunto de herramientas o sobre otra plataforma de componentes de enseñanza desarrolladas dentro de un sitio, con un cierto conjunto de herramientas o sobre una cierta plataforma. Existen numerosos niveles de interoperabilidad.
  • Reusabilidad: flexibilidad que permite integrar componentes de enseñanza dentro de múltiples contextos y aplicaciones.

Estas características lo convirtieron en un estándar ampliamente adoptado en el entorno del eLearning (la ADL tiene registrados más de 340 productos certificados en el estándar SCORM y más de 1250 productos que adoptan el estándar, además de los productos que no se registran ante esta instancia) y ha sido ampliamente usado para la generación de paquetes de contenidos para la formación en línea. En los más de 10 años que este estándar ha estado en el mercado se ha utilizado en instituciones públicas, privadas, de educación y en empresas contribuyendo a su difusión.

En la actualidad, la versión que se encuentra activa es la 2004, sin embargo hay pocos productos que la adopten en su totalidad, siendo la más difundida la versión 1.2 ya que tanto programas de creación de contenidos y sistemas de gestión de aprendizaje suelen incluir algún nivel de cumplimiento con esta versión del estándar.

Ante el panorama esbozado anteriormente cabe preguntarnos sobre el futuro de este estándar dentro de la industria del e-learning: ¿vale la pena seguir creando paquetes de contenidos basados en este estándar o debemos plantearnos otra forma de distribuir objetos de aprendizaje?

Con la llegada de los dispositivos móviles conectados a Internet el panorama del aprendizaje se ha ampliado enormemente ya que las personas pueden aprovechar cualquier momento para conectarse a sus entornos de aprendizaje y continuar con su formación en línea, sin embargo, esto no siempre funciona de esta manera, ya que los usuarios de dispositivos móviles suelen recurrir a objetos de aprendizaje que no forman parte de entornos de aprendizaje, sino que son abiertos y fácilmente accesibles, que no necesariamente generen un seguimiento o tracking tan detallado como lo que plantea el estándar SCORM, pero que satisfacen sus necesidades de conocimiento en el momento que lo requieren.

El panorama es distinto cuando hablamos de la capacitación corporativa, ya que en estos entornos se tiene muy estructurado el plan de lo que deben aprender los trabajadores de una empresa y el momento en que se deben exponer a ese conocimiento, además de que los cursos en línea suelen formar parte de los planes de promoción y desarrollo organizacional, por lo que el tracking minucioso de lo que hacen los trabajadores dentro de los entornos de gestión del aprendizaje cobra mucho sentido.

Sin embargo, en la actualidad el uso de SCORM está disminuyendo y vemos como entornos virtuales de aprendizaje como Moodle (tiene más de 65 mil sitios registrados y poco más de 63 millones de usuarios a nivel mundial) abandonan el desarrollo de módulos compatibles con este estándar, es decir, ya no continuarán mejorando el módulo de SCORM ni implementando nuevas funcionalidades, ya que apuestan a un nuevo estándar llamado Tin Can.

Lo anterior nos lleva a pensar que de momento el estándar SCORM no va a desaparecer del entorno del e-learning en el corto plazo ya que existen muchos paquetes de contenidos que se desarrollaron siguiendo este estándar lo que representa una gran inversión económica que los propietarios de los cursos no están dispuestos a tirar de buenas a primeras, pero es muy probable que empecemos a ver desarrollos basados en Tin Can (en este momento hay 86 “adopters” publicados en su página) para satisfacer el mercado donde se requiere el tracking minucioso de la actividad de un usuario en su proceso de aprendizaje, además de que ya estamos conviviendo con objetos de aprendizaje desarrollados en estándares que hacen que su visualización se adapte a cualquier dispositivo que se conecte a internet (HTML 5) y que no necesariamente guardan un rastro de lo que el usuario realiza; de hecho plataformas de cursos masivos como Coursera se enfoca más hacia contenidos abiertos que generan un tracking básico en los objetos (visto-no visto).

Con todo lo mencionado sólo resta esperar el desarrollo del panorama y ver hacia donde nos conduce para prepararnos a ofrecer las mejores opciones a quienes demanden la creación de contenidos para los diversos entornos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s