La experiencia iPod

Mi iPodHoy voy a escribir sobre una idea que me anda rondando desde hace unas semanas, se trata de la experiencia que me ha dejado utilizar continuamente un iPod Classic de 160 GB.

Comienzo comentando que apenas a finales del 2006 me interesé en los dispositivos portátiles para escuchar música. Antes de ese tiempo no me parecía importante tener un aparato que me permitiera escuchar canciones en cualquier lugar que estuviera.

El primer dispositivo que tuve en mi poder fue un Zen Neeon de Creative. Con 5 GB de capacidad y la posibilidad de escuchar radio FM me hizo muy feliz durante un buen tiempo. Creo que si no se hubiera roto por una caida, aun lo seguiría utilizando, pero la verdad es que en noviembre de 2008 pasó a mejor vida y comencé a buscar sustituto.

Comencé viendo las posibilidades de los celulares multimedia, los smartphones y los reproductores sencillos de MP3 que había en el mercado. en aquella época se vendían mucho los iPod Touch, sin embargo no les di mucha relevancia ya que el precio me parecía excesivo. Resumiendo, adquirí un reproductor de MP3 genérico que con sumando una tarjeta de expansión Micro SD HC de 4 GB me dejaba con un total de 8 GB de música para el camino, en total el aparatejo y la tarjeta costaron $400 pesotes.

Durante casi 8 meses fui feliz con esta solución de música portátil, pues el aparatito es pequeño y muy ligero, le da un aire al iPod Nano de tercera generación. Llegó un momento en que un familiar se hizo de un iPod Classic negro con capacidad de 160 GB y empezó a presumirlo.

Hubo cerca de 10 minutos en los que pude jugar con el aparato, pero al no tener cargados contenidos, no le puse mucha atención sin embargo me pareció muy atractivo el poder tener 160 GB de contenidos en un solo dispositivo. Pasó el tiempo y mi familiar dejó de usar su iPod y decidió venderlo y yo fui el afortunado comprador.

Al principio me di a la tarea de encontrar un software que me permitiera administrar el aparato sin tener que usar iTunes y que también funcionara en Linux. Para Windows utilizo un pequeño programa llamado SharePod que solo es un ejecutable que no requiere instalación de manera que siempre puedo traerlo dentro del mismo iPod y así poder administrar mis archivos en cualquier lugar. Recientemente se liberó una versión de Winamp (mi reproductor favorito para Windows) que también permite administrar totalmente el contenido del iPod. En linux la mejor opción para mi fue el Amarok 2.2 que viene en las actualizaciones de Mandriva 2009.1

Una vez que conseguí cargar toda mi biblioteca de música y videos musicales en el aparato, lo cual fue muy sencillo, me dediqué a generar listas de reproducción (nunca antes las había usado ya que solamente subía a los reproductores anteriores las canciones que quería oir) separadas por tipo de música, o por puntuación o por humor para escuchar canciones… ¡las posibilidades son infinitas! Una de las razones por las que aun tengo instalado iTunes en una computadora es por las características de las listas inteligentes que permiten agregar automáticamente las canciones que cumplan con ciertos criterios.

Después de estas configuraciones me puse a disfrutar de mi iPod con toda mi colección musical y puedo decir que ha sido una experiencia maravillosa ya que al tener todas mis canciones en un solo lugar he tenido gratas sorpresas como escuchar cosas que casi había olvidado, canciones que en otro momento tuvieron un significado importante para mi y que no escuchaba por tenerla olvidada en algún rincón oscuro del disco duro. Esta posibilidad de poder escuchar en cualquier momento cualquier canción de mi biblioteca personal me parece increible y es una sensación muy agradable poder tener alcance de un clic todos los momentos y sensaciones que se construyen alrededor de la música.

Por otra parte la interfaz y la forma de manejar el aparato con la Clic Wheel es de lo mejor que he visto y que he podido experimentar, es muy sencillo y potente a la vez, estoy encantado con los controles y lo lograda que esta la manera de presentar información al usuario. Un claro ejemplo de esto es el manejo de las portadas y la función Cover Flow. Yo en lo personal nunca me había interesado por tener mis archivos de música digital con la imagen de la portada del disco, pero desde que tengo el iPod me di a la tarea de obtener todas las portadas que me faltan ya que esto cambia radicalmente mi relación con el reproductor y las canciones, pues ya no solo se trata de escuchar y guardar el reproductor en el bolsillo, el iPod es un aparato para admirar su pantalla y para interactuar con sus funciones, principalmente la puntuación mediante estrellas.

bocinasA final de cuentas, mi experiencia ha sido tan grata que hasta he adquirido algunos accesorios adicionales como unas bocinas con dock para cargar la pila del iPod y que incluye un control remoto inalámbrico para acceder y manejar todas las funciones del reproductor. Otro accesorio de uso diario es un control remoto alámbrico muy pequeño con un puerto para conectar los audífonos, ya que lo uso cuando salgo a correr o a hacer ejercicios, sobre todo porque me permite guardar el iPod de forma segura y poder controlar las pistas musicales y el volumen sin tener que sacarlo de su bolsa y exponerlo a una caida.

Como cierre reitero que estoy super feliz con mi iPod y considero que esta ha sido una de mis mejores adquisiciones en cuanto a gadgets.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s