Teletrabajo en México

Recientemente me he planteado la posibilidad de olvidarme del tráfico y trabajar desde casa, aprovechando los tiempos muertos que implican el transportarse de un lugar a otro en medio de una ciudad tan caótica como México, D.F.

De entrada, esta posibilidad de teletrabajo no suena tan descabellada (trabajo en e-learning, tengo los medios necesarios para establecer un buen puesto de trabajo en casa, acostumbro a estar aporreando el teclado de una computadora sin descanso durante unas 8 horas al día, trabajo por objetivos…), sin embargo, me encuentro de nuevo con el tope más grande que existe en cuanto hablamos de cambios en las formas de hacer las cosas: la resistencia al cambio.

¿Se imaginan cuanto aumentaría la productividad si a ciertos sectores de la población dedicados a ciertas actividades específicas, se les diera la oportunidad de trabajar desde casa, alguna oficina satélite o centro comunitario? Con esto quiero decir que no todas las actividades productivas se pueden o se deben realizar de forma remota, pero existen algunas que, por su naturaleza, se prestan para hacerse de esta forma (escritores, columnistas, periodistas, mecanografas, diseño gráfico y multimedia, captura de información…). Esto a mi me parece una forma excelente de brindar oportunidades laborales dignas a aquellas personas que por sus condiciones particulares no pueden trasladarse grandes distancias (madres solteras, gente con capacidades especiales, promotores, estudiantes…) o alejarse de cierto lugar (guarderia de los niños, hospitales…).

Si bien algunas empresas mexicanas optan por permitir que algunas de sus actividades se realicen por medio del teletrabajo, lo cierto es que la gran mayoría no lo hace, y quienes se ufanan de promover esto casi siempre son empresas dedicadas al Telemarketing (actividad que me molesta en demasía, pues no me parece nada grato que alguien interrumpa mi provacidad para ofrecerme productos milagrosos, y es mucho más molesto porque yo no les he dejado mis datos).

Esperemos que estas opciones tengan algún desarrollo en México y que pronto pueda “despertarme y trabajar”, literalmente hablando. Dejo algunos videos que hacen alusión al tema, sólo espero nunca verme en la misma situación que muestra el primer video, sería vergonzozo.

3 comentarios en “Teletrabajo en México

  1. No quiero ser un fastidio, pero lo realmente vergonzoso es que te atrevas a escribir en linea y no sepas de ortografía.

    vergonzoso, sa.
    1. adj. Que causa vergüenza.
    2. adj. Que se avergüenza con facilidad. U. t. c. s.
    3. m. Especie de armadillo, con el cuerpo y la cola cubiertos de escamas y las orejas desnudas y redondas.

    Al menos intenta con el corrector de Word, apesta pero es mejor que hacer el ridículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s